fbpx
el espacio escénico de una obra de teatro musical

Capítulo 5: El espacio escénico de ALAN, el musical.

Compartir:

Si tuvieras todo el dinero del mundo, ¿cómo lo harías?

Esta fue la primera pregunta que nos planteamos al construir el espacio escénico de ALAN, el musical. No obstante, esta pregunta inicial sirve como punto de partida para un proceso de lluvia de ideas que debe pasar por ciertos filtros.

Optimizar el espacio es clave. A veces, no pensamos en el espacio escénico hasta el final del proceso. Cuando digo «final», me refiero a que ya estamos en plenos ensayos y aún no tenemos claro cómo será la escenografía del montaje y las dimensiones aproximadas de cada espacio escénico. En un mundo ideal, contaríamos con un teatro excelente para ensayar, probar, idear, e incluso tendríamos acceso a todo el material técnico necesario para realizar las pruebas necesarias. Pero, ¿quién costearía todo esto, verdad? jeje.

Es fundamental tener una idea clara, o al menos aproximada, de cómo imaginamos el espacio. Para esto, contamos con la figura del escenógrafo, que forma parte del equipo creativo y aporta su profesionalidad para concebir espacios que cuenten una historia y nos ayudan a tener el mejor diseño.

Surgen varias preguntas que debemos abordar y dejar en claro para la persona encargada de la escenografía.

  • ¿En qué espacios se va a actuar?La diversidad de espacios escénicos en los que nos presentamos es un desafío emocionante. Desde teatros pequeños con una atmósfera íntima hasta escenarios más amplios con mayor capacidad, debemos adaptarnos a distintas configuraciones. La versatilidad se convierte en una prioridad para garantizar que la historia de ALAN se pueda contar de manera efectiva en cualquier entorno.
  • ¿Qué presupuesto tenemos?La realidad financiera es siempre un factor determinante en la planificación. Inicialmente, teníamos un presupuesto estimado, pero, como suele suceder, las necesidades evolucionaron durante el proceso. La producción de ALAN requería una inversión inicial de 25.000€, que finalmente se amplió a 35.000€. Este aumento se relacionó directamente con las decisiones de escenografía y la evolución del espectáculo.

Transporte de la escenografía

MUY IMPORTANTE. El diseñador del espacio tiene que saber cómo vamos a mover todo aquello. ¿De qué transporte disponemos? ¿Tenemos una furgoneta? ¿La alquilamos? ¿De qué tamaño nos la podemos permitir? A partir de aquí el escenógrafo tiene una característica más para poder empezar a crear. No empecéis nada sin saber esto, sobre todo.

Iluminación

Y aquí la parte más espectacular. Un buen espectáculo debe tener las mejores luces, efectos de humo y todo lo que te puedas imaginar en el escenario. Ciertamente, soy partidario de que si se crea un espectáculo de teatro musical, lo más importante en el aspecto técnico es el sonido. Sin ninguna duda lo más importante es que suene bien, se entienda el texto y las canciones. Ahora bien, con esto solventado y asegurado, te aseguro que vas a impactar a tu público con un buen montaje de luces. En definitiva, todo va de la mano, pero en este caso la iluminación va muy ligada a la escenografía que tenemos, es por esto que escenógrafo y diseñador de luces tienen que trabajar de la mano para hacer la mejor propuesta. Y esto incluye pensar en todos y cada uno de los puntos anteriores.

En el musical ALAN contamos con el mejor equipo técnico que hemos tenido en una producción. Estamos muy felices con ellos y la verada no solo por lo gran profesionales que son, sinó también por lo buenas personas que son.

P.S: Máquina de partículas, lo mejor.»

Explorando el Impacto del Espacio Escénico en ALAN, el musical

El espacio escénico en ALAN no es simplemente un fondo visual; es un elemento narrativo crucial que comunica la esencia y la psicología del protagonista. El cubículo central, que alberga la habitación de Alan, se convierte en un símbolo poderoso de su mundo interno. Aquí, la elección de colores, especialmente el vibrante amarillo asociado con Batman, trasciende la mera estética y se convierte en un lenguaje visual que expresa la conexión emocional de Alan con su héroe.

La distinción entre el interior y el exterior de la habitación refleja la dualidad de la experiencia de Alan. Dentro, encontramos luz y color, sugiriendo seguridad y autenticidad. Fuera, la paleta de colores más apagada indica una desconexión con el mundo circundante. Este contraste nos sumerge en la perspectiva única del personaje, enfatizando cómo su refugio personal se convierte en un escenario simbólico de autodescubrimiento.

La iluminación dinámica a lo largo de la obra no solo cumple una función estética, sino que también cumple un papel narrativo crucial. Las imágenes de luz que acompañan los momentos de canción se convierten en potentes herramientas para resaltar la emotividad y dar un enfoque visual a los intérpretes. Inspirados en la tradición del teatro musical en Broadway, buscamos trasladar esta técnica a nuestras producciones, generando así una experiencia teatral que no solo se escucha, sino que también se ve con intensidad y emoción.

En resumen, el espacio escénico en ALAN va más allá de ser un mero telón de fondo; es un componente activo que colabora en la narrativa, revelando capas más profundas de la historia y permitiendo que la audiencia se sumerja completamente en el mundo de Alan Montoliu.»

Un espectacle per combatre el bullying
Ander Mataró en la primera escena del musical ALAN.

 

 

Mateu Peramiquel, compositor y director de WeColorMusic.

Creador de espectáculos musicales. www.wecolormusic.com

 

 

 

 

Deja un comentario

Més publicacions del blog

Aquest web utilitza cookies pròpies i de tercers per al seu correcte funcionament i per a fins analítics i per mostrar-te publicitat relacionada amb les seves preferències en base a un perfil elaborat a partir dels teus hàbits de navegació. Al fer clic al botó Acceptar, accepta aquestes tecnologies i el processament de les dades per a aquests propòsits.   
Privacidad