fbpx
La dramaturgia y el desarollo del guión en una obra de teatro musical.

Capítulo 3: Tratamiento de la dramaturgia, desarrollo del guion y la composición de las canciones

Compartir:

En este capítulo vamos a hablar de los tres puntos esenciales para empezar la creación de cualquier espectáculo de teatro musical. Una vez respondidas las preguntas del capítulo 2, que si no has leído, es muy interesante que no te pierdas esa información.

  1. Tratamiento de la dramaturgia.

Sin ninguna duda, este es el primer paso. Lo que queremos contar, cómo lo queremos contar. Esta sería la frase que lo resume todo. En el espectáculo ALAN, que está inspirado en una historia real, teníamos varios aspectos a tratar.

  • La historia ha pasado de verdad, con lo que hay que ordenar aquellos hechos que queremos contar, de la manera más teatralizada posible, donde la historia contenga una línea de tiempo que sea enriquecedora para el espectador y que mantenga la inquietud de saber más en cada minuto.

Lo primero que hicimos fue conocer de pe a pa la historia de Alan Montoliu. Nos reunimos con su madre Ester que desde el primer día nos recibió con los brazos abiertos y le contamos nuestra idea de llevar su historia a los escenarios. Ella nos contó exactamente todos los acontecimientos.

Es evidente que necesitábamos toda la información posible no solo para la dramaturgia, sino también para la creación de los personajes, así que en las 2 horas que estuvimos charlando, pasamos por toda la niñez de Alan hasta el día de su muerte.

Una vez sabido todo lo que necesitábamos, el trabajo era ordenar los acontecimientos y lo más difícil, explicarlo en 1 hora y 20 minutos. Es aquí donde entra el arte de la dramaturgia.

  • ¿Qué escogemos de su historia?
  • ¿Qué resaltamos?
  • ¿Qué va primero y qué va después?
  • ¿Dónde está el plot twist (el giro dramático que sorprenda al público)?

Este último punto, para nosotros fue un reto, ya que las historias reales son historias que se conocen, con lo que no podíamos coger como plot twist el final de la historia, ya que todo el mundo sabe cómo termina. No me quiero extender más en este punto, así que os invito a venir a ver la obra para saber dónde hemos colocado ese punto de giro dramático de interés y sorpresa, que va a enganchar a la audiencia para saber cómo sigue la historia.

Otra cosa muy importante que nos encontramos en ALAN, fue el hecho de escoger los personajes. Sabíamos que solo podíamos permitirnos a niveles de producción, 4 actores, pero ¿CUÁLES ERAN ESTOS PERSONAJES?

Teníamos a ALAN, a la MADRE, a MIA, pero ¿quién sería el cuarto? ¿Un amigo, un profesor? ¿Un médico? ¿El abuelo? Pues bien, otra vez, gracias a la magia del teatro, la dramaturgia y la dirección, decidimos que el cuarto personaje serían todos ellos. Representaría a LA SOCIEDAD, un elemento clave en esta historia. Así que el cuarto personaje era un MULTITRACK, como se le llama en Teatro musical. Un actor haciendo varios personajes.

  1. Desarrollo del guión.

Ya hemos decidido que van a ser 4 actores: Alan, Mia, La Madre y el multitrack. Ahora nuestra guionista, Mar Puig, se encarga de redactar cada una de las réplicas que los personajes van a realizar. Una tarea nada fácil, ya que es la encargada de resumir toda la historia de una vida de una persona en 20 minutos, y además hacerlo de manera moderna, atractiva, sorpresiva, interesante y que sea realista.

Ciertamente es una obra donde el guión ha acabado dando muchos minutos a nuestro personaje, ALAN, y es que visto ahora, no podía ser de otra manera, ya que en el momento de trazar la dramaturgia se decidió contar su historia, pero podríamos haber escogido contar la historia de la MADRE, que también es muy interesante.

Este guión siempre va a estar en construcción, en un proceso de creación de un espectáculo original, donde cada una de las palabras de los personajes nace desde cero. El guión puede irse editando al lado de la dirección hasta el último día antes de estrenar, y una vez estrenado también puede modificarse para ir mejorando la idea. Hay una frase que se dice en el sector: «Un proceso creativo no se termina, se abandona». Queriendo decir que nunca vas a acabar de crear, hay que decidir parar porque cada día podrían surgir cosas mejores que ayer. Hay que hacerse a la idea de que la perfección nunca va a existir y que hay que saber decir hasta aquí.

Nosotros no formamos parte del colectivo LGTBI, con lo que necesitábamos asesoramiento profesional del tema. No queríamos utilizar un tipo de lenguaje que estuviera fuera de su colectivo o cualquier expresión que no estuviera aceptada por la familia de Alan. Alan se expresaba de una manera y queríamos mantenerlo.

Existió un miedo. Aunque Alan Montoliu y su madre Ester formaban parte del colectivo, en su día a día también cometían errores en conocimiento de ese propio colectivo. Como obra de teatro, ¿qué decisión seguimos? ¿Mantenemos la historia real y nos mantenemos fieles a cómo eran nuestras personas en el mundo real o lo ‘arreglamos’ de manera ‘políticamente correcta’? Pues bien, creo que el guión está TAN BIEN desarrollado que ambas cosas aparecen en el texto, y la asociación Crysalis (familias con hijos trans) nos aprobó 100% el lenguaje y el tono, y la familia de Alan también.

  1. Composición de las canciones y la elección del lugar de estas.

Uno de los puntos más importantes en un musical, y que a menudo no se tienen en cuenta en muchas de las producciones que vemos en los teatros, es la elección del lugar de las canciones. Antes de componer una canción para un musical, necesitamos saber dónde la vamos a poner. Para eso, necesitamos saber qué pasa en ese momento y por qué queremos poner una canción.

  • ¿Nos ayuda en ese momento a explicar la historia?
  • ¿Énfatiza el sentimiento que queremos recrear en esa escena?
  • ¿Es suficientemente importante como para poner una canción?

Tenemos que pensar que la canción es el momento más álgido en una escena. Normalmente, y no siempre tiene que ser

así, cada uno que escriba su musical como quiera, las canciones se colocan en momentos importantes. En escenas donde el público conoce alguna cosa nueva, donde el personaje explota en alguna emoción, etc.

Es muy importante identificar esos momentos en tu obra y predecir qué tipo de canción vamos a poner. No voy a hablar de la composición como tal porque daría para un post entero, que me guardo para hacer más adelante.

Lo más importante no es CÓMO SUENA LA CANCIÓN sino dónde la coloco y por qué lo hago. El sonido, las notas, la letra y la intensidad, vienen después.

Mateu Peramiquel, compositor y director de WeColorMusic.

Creador de espectáculos musicales. www.wecolormusic.com

 

Deja un comentario

Més publicacions del blog

Aquest web utilitza cookies pròpies i de tercers per al seu correcte funcionament i per a fins analítics i per mostrar-te publicitat relacionada amb les seves preferències en base a un perfil elaborat a partir dels teus hàbits de navegació. Al fer clic al botó Acceptar, accepta aquestes tecnologies i el processament de les dades per a aquests propòsits.   
Privacidad